domingo, 9 de noviembre de 2014

Maquillaje en los Años 60

Una de las décadas más interesantes en lo que se refiere a moda y estilo.

Los años 60 son conocidos como la década prodigiosa, una época en donde el sexo, la moda, la sociedad y la política cambiaron para siempre gracias a importantes hechos como la revolución sexual, la liberación femenina y la lucha contra la discriminación racial.

 El rock and roll se volvió muy popular y el aspecto de los integrantes de estas bandas tuvo gran impacto en la moda. Con su filosofía anti guerra y su ideología de una sociedad utópica, los hippies se convirtieron en un elemento básico de la moda de los años 60.

Se instalan los jeans campana, camisetas teñidas o de diversas impresiones.


Las mujeres se mostraban modernas e independientes, la prenda que marcó un antes y después para la ellas: la minifalda.

Completaba este nuevo look medias estampadas y botas altas hasta por encima de la rodilla en lo ideal de color blanco.


 Una época en donde se vivía la euforia por el futuro y lo espacial, hizo que el color blanco y el plateado sean furor.
 El look de estos años lo representaron personajes como la modelo Twiggy ,que usaba el pelo corto, minifaldas a todas horas y un estilo muy especial de maquillaje para destacar sus grandes ojos.

Protagonismo en los ojos: El delineado era la base de todo maquillaje, se hacía con eyeliner negro, mucho mejor si era líquido . El delineador se  colocaba tanto en las pestañas superiores, como las inferiores, terminando en picos largos y pronunciados.


Las sombras de tonos oscuros se usaban para marcar el hueso en la cuenca del párpado con forma de media luna, haciendo un arco que va desde el lagrimal hasta el extremo exterior del ojo.
Los colores también tomaban protagonismo en los párpados, siendo los más utilizados los azules, turquesas, verdes y rosas. Siempre pensados para dar tono en todo el área.

Las pestañas eran el toque final para completar este estilo tan recargado ya que se utilizaban generalmente postizas, muy largas y con mucho volumen para las superiores. En las inferiores una buena dosis de máscara y hasta postizas en algunos casos o con delineador negro, dibujadas, simulando las falsas.
Otra característica es que se usa el lápiz delineador blanco dentro del ojo para abrirlo mucho más y las cejas se depilan y afinan con forma de arco.

Para finalizar el rostro, los pómulos se usan marcados en rosa o naranja muy claros y los labios apenas están presentes con gloss jugosos pero en colores claros y brillantes, adoptando una expresión infantil como de niña-mujer.



En definitiva toda la atención está en la parte superior del rostro, los ojos y el peinado que complementa. Se llevan las melenas con volumen, crepados, postizos y flequillo largo.